Yo podría ser


Yo podría ser la fe para los olvidados,

la alegría para los ojos tristes,

las manos para los indefensos,

la risa para los sordos y la palabra para los mudos.

Yo podría ser la luz para la noche,

el fuego para el corazón congelado,

los gritos para un muro quebrado.

Si la noche me pidiera un deseo

y el sol al día siguiente me lo concediera,

pediría todo esto, pediría ser la flor blanca

para las aguas desahuciadas,

los peces sanos, los árboles completos,

la tierra sonriente.

Los pies libres del campesino,

los cuerpos sin huellas, los pechos sin sangre,

los brazos sin garras, los ojos sin miedo.

Podría ser el diamante que aguarda ser descubierto

para dormir en los pies del mártir, en las manos del anciano,

en los cabellos de la niña abandonada;

podría ser aquel diamante que  abra la puerta

a los oídos sordos, a los labios cerrados, a los espíritus olvidados.

 Yo podría ser guarida, templo, hogar, guardia.

Podría ser un millar de colores alegres

y dibujar entre caras grises una paleta de arcoíris.

Para todos los seres, yo podría ser…

 

María Inés Pozo

 

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en redes:

Lo más reciente:

¿Te gustó este post?

Suscríbete y te avisaremos cada vez que haya un nuevo post:

Sin spam, sólo contenido de valor para ti, directo a tu bandeja de entrada.