Vivir con atención consciente

El tránsito, las prisas, los trabajos no terminados, las preocupaciones, las exigencias, el tener que hacer todo a la vez, porque no da tiempo. Todo esto lleva a una sola palabra: ESTRÉS. ¿Te ha pasado? Seguro eres uno de tantos, como yo y como muchos, que vivimos una vida de prisa; pero ¿Por qué andar de prisa cuando podemos caminar despacio? ¿Se puede vivir desde una modalidad pausada y libre de estrés?

En nuestro tiempo, cuando todo tiene que hacerse ya, cuando tenemos anuncios todos los días de que la jubilación está cerca y si no trabajas por ello, morirás trabajando toda tu vida. Y ¿entonces qué haces? Tienes dos opciones: la primera, aceptar esa vida de carrera e intentar llegar a una meta para lograr descansar algún día de todo el ajetreo, ó vivir sin metas, y disfrutar del trayecto. Para la mayoría de las personas es impensable vivir sin metas, sobretodo porque nos han enseñado que la vida tiene que tener un propósito, porque si no sería muy aburrida y sin sentido, ¿A que si? Bueno, pues te voy a contar un secreto: ¡Se puede! Se puede vivir sin tener que llegar a algún lado. El problema de querer llegar a una puerta que diga “salida”, es tan desesperante y frustrante, que nuestros días los pasamos sin vivirlos. Estas “salidas” pueden ser la jubilación, el tener una casa grande, un carro, una familia feliz y un perro que te cuide mientras duermes. Piensas que con todo esto serás feliz y alcanzarás la meta, esa salida que te llevará al éxito. Y, ¿si no fuera así? ¿Si en lugar del éxito nos llevara a la ruina?

Vivir con atención consciente no es sólo quedarse mirando una flor por 5 horas, que si quieres hacerlo está bien. Vivir con atención consciente es darte cuenta de tus pensamientos, de tus actos, disfrutar de cada momento que vives, sin querer llegar a ningún destino, sólo disfrutar del camino. ¿A qué queremos correr? ¿Por qué queremos llegar tan rápido a algún lado? Vivamos nuestros días uno a la vez, dejemos de pensar que la felicidad está en nuestras metas que los comerciales nos han vendido bien, y aprendamos a respirar, con conciencia, en atención. Con la mayor plenitud.

Y tú, ¿Cómo quieres vivir?

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en redes:

Lo más reciente:

¿Te gustó este post?

Suscríbete y te avisaremos cada vez que haya un nuevo post:

Sin spam, sólo contenido de valor para ti, directo a tu bandeja de entrada.