Rabi’a al-‘Adawiyya

Permanece en la puerta si anhelas la Belleza,

Abandona el sueño si quieres entrar.

La vida de Râbi`a ( siglo II de la Hégira / VIII d.C.) puede ser expresada en una sola frase. La mística de Basora hizo sólo una cosa en su vida: amar a Dios.

Es una de las grandes santas del Islam. Respetada y venerada como maestra, Râbi’a es una de las más insignes representantes de la senda del puro amor dentro del sufismo y a la vez una figura destacada de la gnosis islámica. Se sabe poco de su vida, pero las numerosas leyendas y anécdotas que se refieren a ella dan fe de su enorme popularidad y de su influencia en los medios espirituales de los místicos del Islam.

Nació en un periodo extremadamente turbulento, debido al desarrollo de la nueva religión, el Islam. Sólo veinte años después de la muerte de Mahoma, el Islam se había extendido por todo Oriente Medio y el Norte de África. En ningún otro tiempo ha habido una propagación tan asombrosa del fervor e ideales religiosos.

Con este crecimiento vinieron los problemas. Las inmensas tareas, administrativas y educativas cambiaron fundamentalmente la práctica del Islam. Un número grande de religiosos llegaron a estar desilusionados y retornaron a una vida espiritual más introspectiva. Estas personas fueron llamadas Sufís.

Después de casarse, los padres de Râbi`a se trasladaron al límite del desierto, cerca del pueblo de Basrq, donde procuraron establecer una casa y vivir muy modestamente. Râbi`a fue la cuarta hija del matrimonio (Râbi`a significa «el cuarto»), pero pronto quedó huérfana. La pobreza y carestía obligan a los hermanos a separarse. Râbi`a fue capturada por un mercader de esclavos que la vendió por unas cuantas monedas. Râbi`a que poseía una gran devoción por Dios, realizaba los duros trabajos que le obligaba su dueño por el día, dedicándose por la noche a rezar. Conmovido por su religiosidad, y por su aura de luz que desprendía cuando rezaba, el dueño decide liberarla. Râbi`a decidió dirigirse hacia el profundo desierto para iniciar una vida solitaria y asceta.

Pese a sus dificultades por la pobreza, el amor hacia Dios y su abnegación no flaquearon. No poseía mucho más que una jarra rota, una esterilla de juncos y un ladrillo que utilizaba como almohada. Pasaba toda la noche rezando y en meditación, obligándose a estar despierta para no alejarse de su activo amor hacia Dios. Pronto, su fama empezó a crecer, apareciendo numerosos discípulos. Râbi`a tuvo discusiones con muchos de los religiosos más importantes de su época. A pesar de tener varias ofertas de matrimonio, Râbi`a rechazó todas para dedicar su vida a Dios.

Râbi`a fue una de las que primero siguieron la doctrina del amor Divino y es ampliamente reconocida como la más importante de los poetas sufíes tempranos. Mucha de la poesía que le ha sido atribuida es de origen desconocido. Después de una vida de penurias y ascetismo, espontáneamente consiguió un estado de realización. Cuando el Jeque Hasan al-Basri le preguntó cómo descubrió ese secreto, ella le respondió declarando: Tú sabes del cómo, pero yo sé del sin-cómo.

Además de su absoluto ascetismo, lo más importante de Râbi`a fue que introdujo un nuevo concepto del Amor Divino. Fue la primera en divulgar la idea de que Dios debería ser amado y no temido, como los primeros Sufis habían hecho:

¡Oh, mi señor!

Si te adoro por miedo al Infierno, quémame en el infierno

Y si te adoro por la esperanza del Paraíso, exclúyeme de él.

Pero si te adoro por Ti mismo,

no me apartes de Tu belleza eterna.

El corazón deRâbi`a no tenía espacio para nada más: la belleza de la creación le parecía insuficiente, la posibilidad del matrimonio incompatible con su vocación, la promesa del Paraíso un velo, el temor al Infierno otro, ella no tenía tiempo ni para rechazar a Satán ni para atender al Profeta; emprendió su peregrinación a La Meca y cuando la Kaaba salió a recibirla también se lamentó de no poder ir más allá de la Morada para alcanzar al Morador. La ilaha illallah. No hay más realidad que Él. Radical e imposible fue su postura. Al dualismo que es la respiración también hubiera querido saltárselo. Escapar de su condición humana, de esta vida que para ella separaba, ir siempre un poco más allá y morir antes de morir. Salirse de sí para sumergirse en Dios, ese océano. Su piel desvanecida en átomos que nadan por el mar, hecha una con el Uno, vertida por fin en Él, sus lágrimas borrando los límites de su cuerpo y su corazón convertido en espejo del espejo. Los peces multiplicándose en su corazón.

Râbi`a había pasado de los ochenta años cuando murió en Jerusalén, el año 801 del calendario occidental, habiendo seguido la senda mística hasta el final. Sentía que estaba continuamente en presencia de su Amado (Alá); Tal como dijo a los que la rodeaban: Mi Amado está siempre conmigo.

**

Râbi’a preguntó un día a al-Thawrî:

– ¿Qué es para ti la generosidad?

– Para los hijos de este mundo- respondió él- es dar abundantemente de los propios bienes. Para los hijos del otro mundo, es darse abundantemente ellos mismos.

– No, te equivocas- dijo ella.

-¿Qué es entonces para ti?

– Es servirle por amor, sin esperar por ello ventaja ni recompensa ninguna

**

Decía Râbi’a:

¡Oh Dios mío! Cuántos bienes me hayas destinado en este mundo, dáselos a tus enemigos y cuanto me hayas reservado en el otro mundo, dáselo a tus amigos.

Porque a mí, Tú me bastas

**

Cuando amo a Dios, soy el oído por el que Él oye, el pie con el que Él anda, la lengua con la que Él habla.

**

Estoy totalmente calificada para trabajar como portera, y por esta razón:

Lo que está dentro mío, no lo dejo salir.

Lo que está fuera mío, no lo dejo entrar.

Si alguien entra, vuelve a salir enseguida.

No tiene nada que ver conmigo en absoluto.

Soy una Portera del Corazón, no un bulto de arcilla mojada.

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en redes:

Lo más reciente:

¿Te gustó este post?

Suscríbete y te avisaremos cada vez que haya un nuevo post:

Sin spam, sólo contenido de valor para ti, directo a tu bandeja de entrada.