Juan de la Cruz


Juan de Yepes y Álvarez nació en el siglo XVI en Fontiveros, España. Profesó como monje carmelita a los veintiún años y se ordenó sacerdote cuatro años después.

En 1567 conoce a Teresa de Cepeda y Ahumada- la futura Teresa de Jesús- quien le pide ayuda para organizar la reforma de la orden. Esta nueva orden, a la que se le dio el nombre de Carmelitas Descalzos, tenía como fundamento una vida de austeridad y contemplación. Entonces toma el nombre de Juan de la Cruz.

Unos años después, en 1577, sus intentos reformistas de las órdenes monásticas, le llevaron a sufrir nueve meses de prisión en un convento de Toledo, acusado de apóstata. De su cautiverio en aquella cárcel-convento de Toledo, nace la composición de su obra cumbre: Cántico espiritual.

Para huir de la prisión conventual toledana, contó con las influencias que ejerció su paisana Teresa de Jesús, ante la duquesa de Alba. Una vez libre, retomó la misión de reformar la orden, lo que le llevó a enfrentamientos con la jerarquía religiosa y a sufrir nueva prisión en el convento de la Peñuela, en donde culminó la escritura de sus principales obras literarias.

Cuando por fin es excarcelado y se dispone a cumplir con el traslado que se le impone a América, el 14 de diciembre de 1591, muere a la edad de 49 años.

Ciento treinta y cinco años después, es elevado a la categoría de santo, por la iglesia católica..

Juan de la Cruz entendió que la renuncia a los placeres mundanos era lo que llevaba al amante ( contemplativo) a alcanzar su unión con el Amado ( Dios). Cabe destacar de su legado el concepto de lo que él llamó la noche oscura del alma: solo desnudando el alma de todos sus deseos puede el alma ser libre y elevarse a los cielos. La forma ha de sucumbir a lo informe para que el alma pueda vaciarse por completo. Sin morir antes de la muerte, sin cortar todas las ataduras a los sentidos y trascender el intelecto, es imposible pensar siquiera en la Esencia Divina.

El principio fundamental de su vida y de su obra, fue hacer realidad que “Dios es Todo y las criaturas nada”. Desde ahí, Juan de la Cruz buscó, por medio de la ascética, el desprendimiento afectivo de todo lo creado, y hasta lograrlo, la unión con Dios por medio del amor, ya en el estado místico de la contemplación. De este modo, San Juan de la Cruz se convirtió en un ejemplo siempre actual de la primacía absoluta de Dios y de cómo las distintas dificultades y cruces de la vida ―la “noche oscura”― son medios y caminos para servir y amar a Dios y a través de ese amor unitivo testimoniar a la humanidad la grandeza de Dios y de su Amor.

Acercarse ahora y siempre a San Juan de la Cruz es recorrer caminos de prueba y de admiración. Impresiona la crudeza de su existencia, fascina la belleza de su literatura e interpela lo evangélico de su testimonio. Dios llama a cada uno a través de distintas vocaciones, estados y senderos. Y San Juan de la Cruz nos muestra uno de ellos, excelso y angosto: el de la sabiduría de Dios, un camino, en que mayor o menor grado e intensidad, todos hemos de recorrer, aun cuando desear entrar por ella ―la puerta angosta de la cruz― es de pocos; mas desear los deleites a que se viene por ella es de muchos”. Y ha de ser de todos.

***

Tras un amoroso lance

Tras de un amoroso lance
y no de esperanza falto
volé tan alto tan alto
que le di a la caza alcance.
Para que yo alcance diese
a aqueste lance divino
tanto volar me convino
que de vista me perdiese
y con todo en este trance
en el vuelo quedé falto
mas el amor fue tan alto
que le di a la caza alcance.
Cuanto más alto llegaba
de este lance tan subido
tanto más bajo y rendido
y abatido me hallaba
dije: “No habrá quien alcance”.
Abatíme tanto tanto
que fui tan alto tan alto
que le di a la caza alcance.
Por una extraña manera
mil vuelos pasé de un vuelo
porque esperanza del cielo
tanto alcanza cuanto espera
esperé solo este lance
y en esperar no fui falto
pues fui tan alto tan alto,
que le di a la caza alcance.

Comparte este post:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en redes:

Lo más reciente:

¿Te gustó este post?

Suscríbete y te avisaremos cada vez que haya un nuevo post:

Sin spam, sólo contenido de valor para ti, directo a tu bandeja de entrada.